La revista digital del sector audiovisual andaluz
S?guenos en Facebook
S?guenos en Twitter
 

Por favor, mátame

Concluye estos días en Sevilla el rodaje de ‘Asesinos inocentes’, producida por Áralan Films y con Maxi Iglesias, Aura Garrido y Miguel Ángel Solá como protagonistas

Bruno PadillaBruno Padilla

“¿Serías capaz de matar si la propia víctima te lo pidiera?” Ese es el dilema moral que podría resumir el tema principal de la película ‘Asesinos inocentes’, según lo expone su director, Gonzalo Bendala (Sevilla, 1978). Él se halla estos días en su ciudad natal, junto al resto del equipo técnico y artístico, ultimando el rodaje de este proyecto que representa su debut en el largometraje.

El film, segundo de la productora hispalense Áralan Films después de ‘Los niños salvajes’, cuenta la historia de Francisco Garralda (Maxi Iglesias), un joven universitario que, viéndose acuciado por las deudas, recibe una oferta para salir de tal aprieto: Espinosa, su profesor de psicología (Miguel Ángel Solá), le pide que lo asesine. Para ello contará con la colaboración de sus compañeros de clase, que se ven envueltos en este tremendo desaguisado.

Ese es el punto de partida de una película rodada de forma íntegra en Sevilla, desde el pasado 14 de febrero y hasta esta misma semana. Cuando CineAndCine acude a la grabación de una de las escenas en la capital hispalense, sorprende ver la enorme expectación en las calles cortadas al tráfico y a los peatones, así como el gran equipo de profesionales que velan porque cada elemento esté controlado. Ese ha sido uno de los retos que ha asumido Bendala en ‘Asesinos inocentes’, “la cantidad de sets de rodaje y localizaciones diferentes”. Pero su principal desafío ha sido el salto al largometraje, que esperaba realizar desde que en 2004 formase la productora Áralan Films junto a su socia Marta Velasco, “para poder llevar a cabo mis propias historias”. No obstante, ya había abordado tareas de dirección, como en sus cortos de animación ‘Espagueti Western’ (2007; nominado al Goya), ‘La leyenda del ladrón del Árbol de los Colgados’ (2009) y ‘Penumbra 3D’ (2011).

Aunque también había trabajado con actores de carne y hueso antes de ‘Asesinos inocentes’, sí que reconoce estar “muy contento con el elenco de esta película, en el que hay tanto actores veteranos del prestigio de Miguel Ángel Solá, como gente joven con mucho talento”. Entre estos últimos, Aura Garrido (que fue nominada como mejor actriz en los últimos Goya), Javier Hernández, Luis Fernández, Alvar Gordejuela y por supuesto el protagonista del film, Maxi Iglesias, quien vuelve a tomar contacto con el cine andaluz tras su exigua experiencia en ‘After’: “De esa película sólo recuerdo que trabajé con Alberto Rodríguez, que salía desnudo y que vine tres días”, comenta entre las risas de sus compañeros de reparto. Iglesias afirma que en este caso el proceso ha sido “todo lo contrario, estamos muy inmersos en la grabación y no nos hemos movido de aquí durante el rodaje, lo que va a aportar muchísimo al resultado final”.

El joven actor madrileño, que acaba de cumplir 23 años, asegura que del proyecto de ‘Asesinos inocentes’ le atrajo sobre todo la historia, el conflicto por el que pasa Garralda y cómo influye en el resto de personas que lo rodean: “Me parecía un dibujo de caracteres muy divertido y curioso, el modo en que reaccionan las diferentes personalidades ante un conflicto. Creo que cada uno está muy bien en su registro, incluso añadiendo matices que no estaban en el guion”. Javier Hernández, en el papel de su compañero de facultad, es otro de los intérpretes implicados en el rodaje de la escena a la que asiste CineAndCine. “Gonzalo tiene muy clara la película que quiere hacer en su cabeza y creo que lo está consiguiendo”, nos comenta sobre el director sevillano, “porque ya sabemos que a veces las cadenas se meten por medio o te intentan tocar el guion. Y en lo personal, es para llevárselo a casa, con su humor fino y sus juegos de palabras”.

El asesinato más desastroso de la historia

El humor es uno de los componentes esenciales de ‘Asesinos inocentes’ que, según su director y coguionista Gonzalo Bendala, “se inspira libremente en un suceso real ocurrido durante los años 30, en la Norteamérica de la Ley Seca, que se daría a conocer en todo el mundo como el asesinato más desastroso de la historia”, comenta divertido. Por eso define su estreno en el largometraje como “una película de suspense que incorpora elementos de humor negro. Por un lado, la situación de enredo en la que se meten los personajes va complicándose cada vez más y ellos lo viven como algo muy dramático. Pero, para el público que lo ve desde fuera, hay momentos en los que esas peripecias pueden parecerle de lo más cómicas”.

La otra influencia, en este caso cinematográfica, ha sido la de Alfred Hitchcock y, en concreto, la de su film ‘La soga’ (1948). Así, Bendala admite que “fue un posible punto de partida de este proyecto, porque hablaba acerca de la moralidad del asesinato. Además, en aquella historia estaban implicados el profesor y unos alumnos, tal y como sucede en nuestra película”. El cineasta sevillano acepta el calificativo habitual que señala a Hitchcock como un maestro del suspense, pero también considera su genialidad “a la hora de combinarlo con el humor. Esos cambios de tono o de estado anímico me parecían muy interesantes para que la historia de ‘Asesinos inocentes’ funcionase y llegase al espectador”.

Aunque también se manejaron referencias más recientes como ‘El golpe’ (1973), ‘Atrápame si puedes’ (2002) o ‘Match Point’ (2005), Javier Hernández cuenta cómo cambió su lectura del guion una vez que Bendala les habló del mítico director británico: “La historia tiene varias interpretaciones, te la puedes llevar un poco a la comedia, un poco al thriller… Pero en cuanto Gonzalo nos mencionó títulos como ‘La soga’, ‘Extraños en un tren’ y ‘Crimen perfecto’, de repente empiezas a ver ese cine y te das cuenta del tipo de película que quiere hacer”. Otro de los temas favoritos de Hitchcock, el de la culpa, está muy presente en ‘Asesinos inocentes’ e “impregna a todos los personajes de distinta manera, sobre todo cuando comienzan a contemplar el asesinato como algo bueno en vez de malo”, comenta el realizador sevillano.

Aunque no sólo habrá suspense en su primera película. Algunas de las escenas de acción más impactantes del film se rodaron en el puente de Triana durante dos madrugadas, con un gran equipo de especialistas. “Aunque tuvieran su arnés, tener a un hombre agarrado y ver el río abajo… hace que no te tengas que imaginar mucho”, explica Hernández. Por su parte, Maxi Iglesias también destaca los riesgos asumidos durante el rodaje: “Tal vez por guion no se planteaba un rodaje tan vertiginoso pero, gracias a los especialistas y a que también a nosotros nos gusta darlo todo (risas), están saliendo cosas que ni el propio director ni la productora pensaban que fueran a quedar así”. Habrá que esperar para ser testigos de esta trepidante aventura, que la productora Áralan Films confía estrenar a comienzos de 2015.
 

Accede a todo el contenido del Área Privada de CineAndCine. Realiza un pago de tan solo 20€ mediante PayPal y tendrás acceso ilimitado durante un año entero.

Publicidad

Últimos blogs

 

También nos interesa