La revista digital del sector audiovisual andaluz
S?guenos en Facebook
S?guenos en Twitter
 

Álex Catalán (Fotografía) “Cada película es un reto: siempre hay que tener los ojos abiertos”

El director de fotografía, habitual del cine andaluz, es dueño de una carrera para quitarse el sombrero en la que ha optado a dos Goya por películas de Alberto Rodríguez

Evaristo MartínezEvaristo Martínez/Almería

Su hermana Pilar, foquista, le dio la oportunidad, a mediados de los ochenta, de acudir como auxiliar de cámara al rodaje en la Puerta del Sol de un anuncio navideño de la ONCE. “Había nieve artificial y profusión de medios. Allí descubrí la intensidad de un rodaje profesional”, detalla Álex Catalán (El Pobo de Dueñas, Guadalajara, 1968).

Tras aprobar unas oposiciones como cámara en Televisión Española fue destinado a Sevilla en 1989. Entonces, aún no pensaba en el cine. “Del audiovisual me atraían los documentales de naturaleza y lo que tuviera que ver con viajes, acción, riesgo...”. Se matriculó en Biológicas y fue submarinista muchos años. “Tras doce años en TVE, donde también hacía de iluminador, el ambiente terminó volviéndose funcionarial y anquilosado, no podía aprender más. Y mi interés por el cine fue aumentando hasta descubrir que era lo que más me gustaba”. Por entonces ya conocía a Alberto Rodríguez, con quien había hecho algún corto. “El Factor Pilgrim’ fue mi primer largometraje, del que guardo mejor recuerdo: una aventura ‘underground’ muy loca, donde todo era nuevo y no teníamos nada que perder. Aprendimos mucho pero, sobre todo, lo pasamos muy bien”.

Hoy, su filmografía como director de fotografía (“supongo que era mi camino de aprendizaje natural”) es para quitarse el sombrero: habitual del cine andaluz, ha trabajado con Javier Fesser (‘Camino’), Julio Medem (‘Habitación en Roma’) e Icíar Bolláin (‘También la lluvia’) y ha optado dos veces al Goya (‘After’ y ‘Grupo 7’). Es, además, quien más Premios Asecan tiene: cuatro, el último por ‘¿Quién mató a Bambi?’. “Por suerte, la crisis me ha cogido profesionalmente en línea ascendente y a nivel de ofertas de trabajo, no he tenido problemas hasta la fecha. En general he seguido trabajando con regularidad en buenos proyectos de largometraje y he tenido que rechazar bastantes también, por agenda. Si la crisis hubiera ocurrido unos años antes, probablemente me hubiera barrido”, reconoce.

Ahora trabaja en la nueva película de Fernando León de Aranoa, ‘A perfect day’, con Benicio del Toro y Tim Robbins. “La producción es madrileña y catalana pero se rueda, casi íntegramente, en Granada”, afirma. Y en junio, la corrección de color de ‘La isla mínima’, donde volverá a repetir en los créditos con viejos conocidos. “Sin duda somos una familia, el sector no es tan grande y muchos somos amigos fuera del set también. Hay profesionales enormes aquí y tenemos que aprovechar ese plus de comunicación que te da el conocer bien a un compañero”.

El trabajo de Álex Catalán brilla tanto en historias intimistas como en las que exigen espectacularidad. “Lo mejor de este trabajo es que cada producción en la que te metes es muy distinta de cualquiera de las anteriores. Esto hace que siempre tengas fuerzas renovadas para afrontar la intensidad de un rodaje, donde prácticamente desaparece tu vida personal durante varios meses y terminas exhausto. Cada producción es única y te presenta nuevos retos, no importa que sea intimista o con vocación comercial, drama o comedia, bajo presupuesto o superproducción. En todas tendrás que inventar, resolver problemas y tener los ojos muy abiertos”.

Ojos abiertos y fuerza para seguir luchando. “Siento que el sector cinematográfico en Andalucía pende siempre de un fino hilo. No es una industria consolidada ni mucho menos y parece que un viento desfavorable pueda llevarla a la deriva o a pique. Sin embargo, la línea ha sido claramente ascendente en los últimos veinte años, con ejemplos de buen cine capaz de competir con los polos tradicionales de producción de Madrid-Barcelona. Pero es claramente inferior aún a lo que debería tener una comunidad de la envergadura de Andalucía. Hay que seguir empujando, queda muchísimo espacio para mejorar y crecer”.

 

Otros capítulos:

Dani de Zayas (Sonido) “El corto es una gran escuela para formar a los técnicos de cine”

José Manuel García Moyano (Montaje): “Me gusta buscar los matices que hacen que una película mejore”

Manuela Ocón: “Los técnicos andaluces son reconocidos en todo el territorio”

Juan Ventura: “Los técnicos andaluces hacemos arte con el corazón”

Jorge Marín (Sonido): “En los momentos de crisis se es más creativo y surgen las mejores ideas”

Pablo Cervantes: “La música de cine debe ser un trabajo coral”

Esther Vaquero (Vestuario): “Los León tienen la capacidad de hacerte sentir como uno de ellos”

 

 

Accede a todo el contenido del Área Privada de CineAndCine. Realiza un pago de tan solo 20€ mediante PayPal y tendrás acceso ilimitado durante un año entero.

Publicidad

Últimos blogs

 

También nos interesa