La revista digital del sector audiovisual andaluz
S?guenos en Facebook
S?guenos en Twitter
 

Ana Alvárez

Con ‘Jarrapellejos’ se inició hace 25 años la carrera cinematográfica de esta actriz jerezana a la que últimamente vemos más en televisión y poco en cine.

Nacida en noviembre de 1969, Ana Teresa Álvarez Páez es la mayor de cinco hermanos, hija de profesora y de catedrático de filosofía. El hecho de que sus padres tuvieran una librería y que él llegara a editar algún libro de poesías fomentó su afición por la lectura y también por la escritura, que se le da muy bien a Ana Álvarez, quien además aspira a poder publicar en el futuro.

Su vida comenzó a cambiar el día que su familia se trasladó a Madrid, adonde ella no quería ir en absoluto. Estamos en el ocaso del franquismo y esta capital era el último lugar al que esta adolescente de 14 años con marcado acento andaluz aspiraba a vivir para continuar sus estudios.

Debido a su afición a la escritura, en un primer momento quiso estudiar periodismo pero conoció por casualidad a un fotógrafo y así, sin quererlo, empezó a ser considerada, con tan solo 16 años, como una destacada modelo de alta costura, que viaja a Tokyo, Atenas, Londres y París. Es, dos años después, sin haber alcanzado aún la mayoría de edad, cuando, gracias a su belleza y a su trabajo como modelo, surgió la ocasión de debutar como actriz. En ‘Jarrapellejos’ se enamoró del cine gracias al actor Miguel Rellán. Fue entonces cuando decidió ser actriz, lo que suponía tener que perder su acento andaluz, tarea que no fue fácil. Gracias al esfuerzo realizado, le resultó menos difícil adoptar el acento argentino, mexicano o cubano en otras películas.

Tras ‘Jarrapellejos’, donde tenía un pequeño papel, comenzó a estudiar en la Escuela de Arte Dramático, pero no pudo compaginar el curso con su trabajo, por lo que no pudo acabar. El director de esta película, Antonio Giménez Rico, la llamó también para la siguiente, ‘Soldadito español’, donde tenía un papel más relevante. En esos primeros años interviene en producciones que no figuran entre lo mejor del cine español como ‘Aquí huele a muerto’ o ‘Solo, o en compañía de otros’, pero también participa en ‘Don Juan en los infiernos’ de Gonzalo Suárez y es requerida por José Sacristán y Jaime Chávarri para dos películas fallidas, ‘Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?’ y ‘Tierno verano de lujurias y azoteas’, respectivamente.

Es en 1993 cuando la carrera de Ana Álvarez experimenta un fuerte impulso. Tras el éxito de ‘Alas de mariposa’, Juanma Bajo Ulloa la llama para protagonizar ‘La madre muerta’. Leire, una deficiente mental acosada por un sádico asesino, es su mejor papel sin duda alguna y con el que es premiada en diversos festivales de cine internacionales. Aunque recibe todo tipo de alabanzas por esta caracterización, donde aflora con fuerza su capacidad dramática y sus dotes para la interpretación, los siguientes trabajos no están a la altura: ‘Enciende mi pasión’, ‘Oh, cielos’ o ‘Brujas’, con algunas excepciones como ‘El rey del río’ de Manuel Gutiérrez Aragón.

Entre las películas que rechazó se encuentran dos que bien pudieron cambiar su carrera: ‘Las edades de Lulú’, cuyo personaje fue encarnado por la italiana Francesca Neri (tras la polémica negativa de Ángela Molina) y ‘Tesis’. Alejandro Amenábar era por entonces un desconocido y Ana Álvarez tuvo que optar entre protagonizar su “opera prima” o participar, como finalmente hizo, en ‘Brujas’ de Álvaro Fernández Armero, cineasta prometedor por entonces, cuya carrera se ha acabado diluyendo por completo, a diferencia de la de Amenábar.

A finales de la década de los 90 protagoniza ‘Cha, cha, cha’ del jienense Antonio del Real y ‘Mátame mucho’ del cordobés José Ángel Bohollo, que le permiten lucir su registro de comedia con bastante soltura, el complemento ideal a la atormentada mujer de la película de Bajo Ulloa.

Tras ‘Cha, cha, cha’ vinieron otros títulos con menos repercusión, no tan comerciales y muchos de ellos de menor entidad, de ahí que en los últimos años haya participado con más frecuencia en series de televisión como ‘Acusados’, ‘Sin tetas no hay paraíso’ o ‘Los misterios de Laura’, donde encarnaba a una vengativa mujer. Ojalá volvamos a disfrutar pronto de la intensa mirada de esta estupenda actriz en películas donde nos muestre de nuevo su don para la comedia y papeles dramáticos como ha hecho a lo largo de estos 25 años de cine.
 

Accede a todo el contenido del Área Privada de CineAndCine. Realiza un pago de tan solo 20€ mediante PayPal y tendrás acceso ilimitado durante un año entero.

Una sección de Miguel Olid

Doctor en Comunicación Audiovisual, en la especialidad de Historia del cine. Es autor de varios libros sobre cine español e iberoamericano, así como habitual colaborador en prensa (ABC, El País y numerosas revistas culturales y de cine), desde 1992. Director y guionista de cortos y documentales, exhibidos en festivales de medio mundo y con premios internacionales en Cracovia y Tokyo. Sus investigaciones sobre el cine español le han llevado a más de treinta instituciones y universidades de una docena de países de América, Europa y Asia. Lleva más de 20 años escribiendo sobre la Historia del Cine en Andalucía y, sobre ello, nos ilustra en su sección 'Una de historia'.
 

Publicidad

También nos interesa